LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA

 

La Medicina Tradicional China (M.T.C.) es una medicina milenaria que, partiendo de los conceptos filosóficos o postulados taoístas, trata de sanar al ser humano, equilibrándolo y armonizándolo en su funcionamiento, energético,en sincronía con la naturaleza y el universo. 

 

Lo hace por medio de sus propios métodos de análisis o diagnóstico, y de sus particulares técnicas terapéuticas, como la acupuntura, la moxibustión, las plantas medicinales, ventosas, etc.; así como por el trabajo interno de la transmutación de la energía que se hace con el Qì Gong, o por la armonización de ella con los ejercicios del Tai Chi, y los consejos de orientación en la evolución del Ser, por medio del Yi Jing o I Ching; para que el ser humano pueda vivir en salud el máximo tiempo en la tierra y encontrar el camino del Tao.

 

Esta medicina se construyó con una visión propia, de razonamiento lógico, y en un modo de entender, de cómo se creó el universo, el ser humano y todas las formas de la materia, en este espacio y tiempo, en un orden espontáneo de la naturaleza, basándose en unas leyes, patrones de funcionamiento, constantes biofísicas y unos principios universales que rigen o gobiernan todo lo manifestado. 

 

Estuvo muy relacionada con el taoísmo, ya que, en su aprendizaje, sus practicantes utilizaron los conceptos del Tao. Como es principalmente la relación binaria del Yin y el Yang, los tres principios que forman todo lo existente (Espíritu, Energía y Forma), los cinco movimientos de la energía (Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua), los ciclos de movimiento del cielo y la tierra, la astrología, el Feng Shui… 

 

Para el pensamiento taoísta el componente fundamental del origen del Universo es la “energía”, todo cuanto existe en Él es el resultado de su mutación, permutación y transmutación, así como de su movimiento, su transformación y cristalización temporal. Y determina que: 

 

“Todo lo manifestado proviene de la Energía y está matemática, aritmética y geométricamente dispuesto y hecho. Y todo está interrelacionado”.

 

Se basa en que el ser humano tiene dos finalidades en su existencia, la supervivencia y la toma de consciencia o evolución al SER. Y toda respuesta, sea orgánica, funcional o comportamental, que hace nuestro organismo de una manera inconsciente, es para conseguir estas dos metas.

 

Con esta premisa, la M.T.C. también afirma que la mayoría de las enfermedades o síntomas son producidas por el desequilibrio del funcionamiento de la energía, así cómo por las perturbaciones emocionales o psíquicas.

 

La M.T.C., equilibrando la energía distorsionada, va a intentar sanar al ser humano.